Ver mi tienda Mis productos Mis ventas Mi dinero Estadisticas Mis compras Preguntas y respuestas Editar cuenta Salir
Inicio Contáctanos Nosotros Portal de ayuda Términos y condiciones
Agronoticia de, Septiembre 11, 2022

¿qué pasaría con el agro colombiano si se acabara el tlc con ee.uu?

En un detenido análisis del equipo de investigaciones del Bancolombia, se realizó un informe sobre el hipotético caso de que se acabe el Tratado de Libre Comercio (TLC), y lo que sucedería con el país.

Este estudio, a cargo del equipo de investigaciones de la entidad financiera, liderado por Juan Pablo Espinosa y con el aporte de los analistas Jhon Fredy Escobar Posada, Andrés Felipe Sarmiento y Santiago Gómez, parte de las inquietudes que han surgido a propósito de las intenciones del Gobierno de renegociar el TLC.

Inicialmente el informe se hace la pregunta: ¿Puede medirse el éxito del TLC con EE.UU. exclusivamente en las exportaciones a ese país? Aunque no se observa un crecimiento en toneladas, resalta que EE.UU. tiene una alta relevancia en las ventas de productos del agro de alto valor, entre ellos las flores.

Además, cuando Colombia firmó el TLC ya contaba con acceso libre de arancel para muchos productos, pero las reglas de juego eran inciertas cada año. Podría plantearse incluso la hipótesis de que la expansión a otros productos agroexportables y mercados ha estado soportada en la tranquilidad que ha generado al empresariado e inversionistas que el país cuente con dicho TLC.

Las flores

Denota el análisis que el sector más perjudicado, si no existieran los beneficios del TLC, sería el floricultor. Las exportaciones anuales de flores a EE.UU. están alrededor de los US$1.300 millones, y cuando se mira la estructura arancelaria de ese país, el arancel para las flores es de 3,2% para miniclaveles, 6,8% para rosas y 6,4% para crisantemos, claveles y otras flores.

Hasta hace poco, Ecuador, competidor del país en rosas en ese mercado, carecía de un TLC con EE.UU. y sus flores debían pagar ese arancel, lo que lo dejaba en desventaja frente a Colombia.

Sin duda, los floricultores siguen cosechando buenos resultados, pero preocupa la posible recesión en EE.UU. Con el cierre de las dos principales fechas para el sector floricultor -San Valentín y el Día de la Madre-, las exportaciones de flores crecen 27% a julio, lo cual augura un buen final de 2022.

Considera el estudio que, “sin embargo, a pesar de las buenas cifras del sector, existen preocupaciones a corto plazo en cuanto al efecto que una anunciada recesión en EE.UU. pueda tener en la demanda de flores. De otro lado, se ha venido planteando por parte del Gobierno actual la posibilidad de una renegociación del TLC con EE.UU., en donde, de darse ese escenario (poco probable, en nuestra opinión), el acceso libre de arancel a las flores colombianas podría ser una carta de negociación importante para ese país”.

De otra parte, indica el informe que los sectores porcícola y avícola tendrían que regresar al Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP), que es el esquema arancelario que gobierna las importaciones de productos agro de países de la CAN en ausencia de un TLC.

Asimismo, para los cultivadores locales de maíz amarillo, significaría una mayor estabilidad en los precios internos, pero para las empresas de balanceados y proteína animal significaría un beneficio perdido que, en algunos momentos, dependiendo del arancel SAFP y el costo logístico de importar desde Mercosur, podría impactar el costo de producción y los precios de venta. Además, se podría perder atractivo como destino de inversión extranjera.

Considera el análisis que unos ganarían, otros perderían. Para algunos sectores, como ganadería de leche, porcicultura e incluso la industria de etanol, el TLC ha significado una mayor competencia vía la entrada de producto importado. Sin embargo, la existencia del tratado para sectores como el de aguacate Hass significa ahorrarse un arancel de alrededor de US$11 centavos por kilo, en un país que representa una gran oportunidad.

El arroz

¿Le convendría al sector arrocero la no existencia del TLC? Bajo el escenario hipotético de que no existiera el TLC, lo primero que llega a la mente es que el sector arrocero se beneficiaría por menor competencia. Pero, desde otro punto de vista, es importante tener presente que los recursos de la subasta del contingente libre de arancel (Colrice) han sido una buena ayuda para invertir en tecnología y productividad. De alguna manera, podría decirse que el TLC ha permitido invertir para buscar competirle tanto al cereal de EE.UU. como al de Perú y Ecuador, también interesados en el mercado colombiano.

El banano

De otro lado, la poca respuesta de los precios del banano en Europa al crecimiento del costo pone en dificultades a los productores. Según reportes de algunos exportadores, el sector cerró un primer semestre de 2022 con un deterioro de sus márgenes, debido a un alza superior de los costos de producción versus el precio implícito de exportación.

Con un precio del banano que crece 3% a junio, no sorprende esta tendencia si se considera que insumos como los fertilizantes crecen por encima del 100%. Así, el sector está a la espera de que se apliquen los crecimientos del precio anunciados para este año por Aldi, el principal supermercado europeo.

Por otra parte, el comportamiento del precio comienza a afectar las tendencias del sector aguacatero. El exceso de oferta de aguacate en Europa, generado por una mayor producción en países exportadores, llevó al precio promedio a caer en dicho mercado un 19% a junio de este año.

Esta situación llevó a que, ante los altos crecimientos del costo de los insumos, los productores colombianos contaran con menores márgenes, llevando a que buscaran crecer sus exportaciones hacia mercados con mejor precio como el de EE.UU. Sin embargo, el alto nivel de las exportaciones peruanas a ese país llevó el precio a la baja a finales del primer semestre. Con los dos principales mercados del aguacate con precios a la baja, las exportaciones colombianas abandonaron su crecimiento a doble dígito y solo aumentaron 2% en su acumulado a junio.

Asimismo, se debe tener en cuenta que cayeron las exportaciones de cacao, mientras se destaca el crecimiento de las ventas de limón Tahití. El cultivo de cacao, al igual que el café, viene afectado por los impactos generados durante la floración por el alto nivel de lluvias. Esto llevó a que las exportaciones del cultivo disminuyeran 52% en su acumulado a junio, situación que puede continuar para el cierre del año con la extensión de La Niña en el segundo semestre. Por su parte, las exportaciones de limón Tahití alcanzaron 28 mil toneladas en su acumulado a junio, dato no menor si se considera que representan cerca de la mitad de lo exportado en aguacate.

El PIB del agro

Una caída menos fuerte del PIB cafetero permitió un crecimiento del PIB agro. Los decrecimientos del PIB cafetero generaron una caída en el sector agropecuario, impidiendo que el buen comportamiento de algunos sectores se viese reflejado. Con un PIB cafetero que cae de manera más moderada (-1,2%), el PIB agropecuario pudo recuperar la tendencia positiva, cerrando el segundo trimestre con un aumento del 1%.

Los sectores de la silvicultura y de la pesca y acuicultura registran una buena dinámica. Aunque la silvicultura y la pesca y acuicultura son dos actividades que, sumadas, solo pesan el 7% del valor agregado del agro, hay que mencionar que son los rubros del PIB del sector que mantienen el mejor comportamiento. Acumulado a junio, el sector forestal muestra un crecimiento del 48% y el de la pesca y acuicultura del 7,7%.

Sebastián
Autor: Sebastián Garcés López

Antioquia, Colombia

Compartir

Compartir noticia

Septiembre 11, 2022
La Expectativa De Las Mypime Productoras Del Agro Ante La Inminente Reforma Agraria
La discusión sobre los impuestos todavía es álgida y no cesa la incertidumbre entre los pequeños y medianos empresarios del agro El presidente Gustavo Petro, desde su campaña, ha hablado de una reforma agraria, haciendo que el tema de la tierra se convierta nuevamente en uno de los protagonistas de la agenda pública. Sin embargo, la posibilidad de poner impuestos a los latifundios, redistribuir la tierra, incentivar la siembra en los suelos que no se están utilizando y de formalizar predios, recuperarlos y adjudicarlos, ha causado todo tipo de fricciones y ha hecho que se evalúe con ‘lupa’ cada una de las propuestas a pesar de que el presidente ya ha dicho que se trata de una solución para incentivar la producción, la competitividad y la riqueza del país. Aunque el mandatario ya tuvo “su cuarto de hora” para convencer a los grandes empresarios sobre esta reforma agraria durante el Congreso de la Andi, quienes al final terminaron aplaudiendo sus mensajes a favor sobre el concepto de poner a producir la tierra, aún falta convencer a los medianos y pequeños empresarios. De acuerdo con un sondeo realizado por LR a varias Mypime del agro colombiano, se logró determinar que la sensación ante la implementación de una reforma es cada vez menos clara y entre lo que podría cambiar es que “los agricultores decidan vender sus tierras antes de que el estado les pueda incrementar sus impuestos o solicitarlas”. Así lo indicó Dario Cano, gerente de comercio exterior de San Basilio Fruits. Sin embargo, no desconoce las ventajas de esta medida para el consumo nacional. “Me parece que si puede funcionar porque hay muchos productos que se pueden fortalecer en Colombia, lo que hará que a mayor demanda posiblemente se tengan menores precios”. Pero el tema de los impuestos es un álgido y no cesa la incertidumbre. Para Manuel Gutiérrez, CEO de Sosty, el hecho de adicionar impuestos al uso de la tierra se terminará traduciendo en mayores costos transaccionales y desincentivaría la inversión, por lo que en ese contexto la reforma impactaría negativamente. Indicó que la reforma podría acelerar su negocio de promover con tecnología la producción de ganadería regenerativa, conectando al campo con la ciudad, en sitios aptos para ganadería, protegiendo bosques e incrementando la carga animal por hectárea y democratizando el acceso a la tierra, pero a su vez podría generar alteraciones que el mismo mercado está en condiciones de solucionar. A su forma de ver, hay otras maneras más adecuadas para fortalecer la productividad y la libre oferta. “Fortalecer con incentivos a productores sostenibles y eficientes en el uso de la tierra podría ser más llamativo que castigar aquellos que no lo hacen, donde podría afectarse a productores que están haciendo las cosas bien”, resaltó Gutiérrez. Adicionalmente, precisó sobre la importancia de conocer el costo de esa mayor productividad, puesto que incrementar o maximizar la producción de toneladas de alimentos/hectárea a costa de dependencia de insumos agroquímicos y de sistemas intensivos estabulados en ambientes artificiales generaría externalidades o “costos ocultos” en la salud de los consumidores, del ecosistema y del bienestar animal. No obstante, las visiones sobre esta transición del campo no son igual para todos los productores. Corabastos sostuvo que la formalización de tierras y buen uso del suelo, es un gran paso para el campo colombiano y para cumplir con el objetivo de brindar mayores garantías para los campesinos en la superación de la pobreza, acceso a oportunidades, presencia del estado y sobre todo para resarcir la deuda histórica que se tiene con el sector rural. Javier Salcedo, gerente de Corabastos, anotó que la reforma agraria es fundamental para el desarrollo de un país que tiene como proyecto la seguridad y la soberanía alimentaria. En este caso, promover el uso de tierras improductivas es la mayor alternativa para convertir a Colombia en la despensa agrícola de América Latina y porque no pensar, como la despensa del mundo aprovechando las oportunidades de los diferentes pisos térmicos que facilitan la gran variedad de productos en distintas épocas del año. “Hay que pensar en esta reforma como una oportunidad de desarrollo en reemplazo de las tierras dedicadas a cultivos ilícitos para brindar nuevas oportunidades de producción frenando la expansión de la frontera agrícola en páramos, uso indebido de tierras en ganadería extensiva y la tala de bosques”, resaltó. Por otro lado, Ana Pereira, CEO de Frutal Produce, indicó que es imprudente y apresurado hablar de los cambios que podría representar la reforma agraria para sus negocios cuando todavía no existe una reforma formal sino solo anuncios. Sin embargo, dijo que basado en esas preposiciones en los que se habla de incentivos, podría presentarse una oportunidad mayor en términos de comercialización. “Para nosotros el hecho de que haya mayor producción e incentivos a esta, asimismo, serán mucho más las fuentes de proveeduría para la comercialización que nosotros hoy en día hacemos. Por otro lado, los esfuerzos por llevar producciones limpias y amigables con el medio ambiente podrán garantizarnos productos de calidad y con la exigencia en cuanto a residuos que actualmente ha convertido en una demanda por parte de los diferentes mercados”.
Septiembre 11, 2022
Nuevas Reglas Para El Agro
Ser empresario del campo en Colombia, se ha convertido en una actividad de muy alto riesgo. Un día amaneces con la finca invadida. El otro, sin poder sacar los productos o cosechas por el mal estado de las vías rurales, y en los demás días, toca enfrentar los riesgos de la volatilidad de los precios del mercado y del dólar, los altos costos de insumos, largas e intensas temporadas de lluvias o sequía, plagas y enfermedades, robos, exceso de tramitología en entidades públicas y el más peligroso de todos: el riesgo político, para el cual no existe una póliza de seguro. Claramente, el riesgo político ha sido el que más daño ha hecho y sigue haciendo al sector agropecuario por el exceso de regulación y de manejo burocrático en las entidades que orientan y ejecutan la política pública sobre el sector. Si usted ingresa a la página web del ministerio de Agricultura y le da click2 a una ventana que dice “normativa”, va a encontrar que el sector agropecuario está regulado por 96 leyes, 102 decretos y 100 resoluciones. Y, cuando uno revisa la institucionalidad al servicio del sector agropecuario, encuentra que el ministerio de Agricultura perdió totalmente su misión como órgano rector de la política agropecuaria del país y se dedicó a ser un tramitador de recursos de ayudas y subsidios para programas o proyectos productivos del interés particular de padrinos políticos de los ministros de turno. Algo totalmente absurdo. Los prepuestos de la cartera agraria y de sus entidades adscritas y vinculadas, dejaron de ser para los productores del campo y pasaron a ser del interés particular de financiadores de campañas presidenciales, al Congreso y de algunos sectores privilegiados que tienen asientos en las juntas directivas de esas entidades. Los contratos, las nóminas y los presupuestos de inversión, se entregan con criterio político y de manera arbitraria. Solo basta hacer una trazabilidad de los dineros que se ejecutaron en los últimos años, para darse cuenta del despilfarro que hubo en esas entidades. Ya ven por qué hay tanto atraso e ineficiencia en el campo colombiano. Desde este espacio he sugerido varias veces a los gobiernos, congresistas y ministros de turno la necesidad imperiosa de recoger en unas cuantas leyes toda la regulación referente al sector agropecuario y diseñar una legislación acorde con la realidad del país, teniendo en cuenta que las condiciones sociales, económicas y culturales son diferentes a las encontradas por el legislador hace más de tres décadas, cuando se expidió la legislación actual. Si en realidad queremos tener un sector agropecuario competitivo en este mundo globalizado de la economía, lo primero que tenemos que hacer es construir entre todos unas nuevas reglas de juego (normatividad) que le den seguridad jurídica a los empresarios del campo; que faciliten los procesos de producción, transformación y comercialización agroalimentaria; que garanticen los recursos de inversión y simplifiquen el acceso al crédito, ayudas e incentivos para aumentar la productividad en las explotaciones familiares campesinas, empresas agrarias y jóvenes rurales. Quedan notificados. En el tintero. Si el gobierno no fomenta urgentemente las siembras en septiembre, le va a tocar importar alimentos caros en diciembre.
Septiembre 11, 2022
¿qué Pasaría Con El Agro Colombiano Si Se Acabara El Tlc Con Ee.uu?
En un detenido análisis del equipo de investigaciones del Bancolombia, se realizó un informe sobre el hipotético caso de que se acabe el Tratado de Libre Comercio (TLC), y lo que sucedería con el país. Este estudio, a cargo del equipo de investigaciones de la entidad financiera, liderado por Juan Pablo Espinosa y con el aporte de los analistas Jhon Fredy Escobar Posada, Andrés Felipe Sarmiento y Santiago Gómez, parte de las inquietudes que han surgido a propósito de las intenciones del Gobierno de renegociar el TLC. Inicialmente el informe se hace la pregunta: ¿Puede medirse el éxito del TLC con EE.UU. exclusivamente en las exportaciones a ese país? Aunque no se observa un crecimiento en toneladas, resalta que EE.UU. tiene una alta relevancia en las ventas de productos del agro de alto valor, entre ellos las flores. Además, cuando Colombia firmó el TLC ya contaba con acceso libre de arancel para muchos productos, pero las reglas de juego eran inciertas cada año. Podría plantearse incluso la hipótesis de que la expansión a otros productos agroexportables y mercados ha estado soportada en la tranquilidad que ha generado al empresariado e inversionistas que el país cuente con dicho TLC. Las flores Denota el análisis que el sector más perjudicado, si no existieran los beneficios del TLC, sería el floricultor. Las exportaciones anuales de flores a EE.UU. están alrededor de los US$1.300 millones, y cuando se mira la estructura arancelaria de ese país, el arancel para las flores es de 3,2% para miniclaveles, 6,8% para rosas y 6,4% para crisantemos, claveles y otras flores. Hasta hace poco, Ecuador, competidor del país en rosas en ese mercado, carecía de un TLC con EE.UU. y sus flores debían pagar ese arancel, lo que lo dejaba en desventaja frente a Colombia. Sin duda, los floricultores siguen cosechando buenos resultados, pero preocupa la posible recesión en EE.UU. Con el cierre de las dos principales fechas para el sector floricultor -San Valentín y el Día de la Madre-, las exportaciones de flores crecen 27% a julio, lo cual augura un buen final de 2022. Considera el estudio que, “sin embargo, a pesar de las buenas cifras del sector, existen preocupaciones a corto plazo en cuanto al efecto que una anunciada recesión en EE.UU. pueda tener en la demanda de flores. De otro lado, se ha venido planteando por parte del Gobierno actual la posibilidad de una renegociación del TLC con EE.UU., en donde, de darse ese escenario (poco probable, en nuestra opinión), el acceso libre de arancel a las flores colombianas podría ser una carta de negociación importante para ese país”. De otra parte, indica el informe que los sectores porcícola y avícola tendrían que regresar al Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP), que es el esquema arancelario que gobierna las importaciones de productos agro de países de la CAN en ausencia de un TLC. Asimismo, para los cultivadores locales de maíz amarillo, significaría una mayor estabilidad en los precios internos, pero para las empresas de balanceados y proteína animal significaría un beneficio perdido que, en algunos momentos, dependiendo del arancel SAFP y el costo logístico de importar desde Mercosur, podría impactar el costo de producción y los precios de venta. Además, se podría perder atractivo como destino de inversión extranjera. Considera el análisis que unos ganarían, otros perderían. Para algunos sectores, como ganadería de leche, porcicultura e incluso la industria de etanol, el TLC ha significado una mayor competencia vía la entrada de producto importado. Sin embargo, la existencia del tratado para sectores como el de aguacate Hass significa ahorrarse un arancel de alrededor de US$11 centavos por kilo, en un país que representa una gran oportunidad. El arroz ¿Le convendría al sector arrocero la no existencia del TLC? Bajo el escenario hipotético de que no existiera el TLC, lo primero que llega a la mente es que el sector arrocero se beneficiaría por menor competencia. Pero, desde otro punto de vista, es importante tener presente que los recursos de la subasta del contingente libre de arancel (Colrice) han sido una buena ayuda para invertir en tecnología y productividad. De alguna manera, podría decirse que el TLC ha permitido invertir para buscar competirle tanto al cereal de EE.UU. como al de Perú y Ecuador, también interesados en el mercado colombiano. El banano De otro lado, la poca respuesta de los precios del banano en Europa al crecimiento del costo pone en dificultades a los productores. Según reportes de algunos exportadores, el sector cerró un primer semestre de 2022 con un deterioro de sus márgenes, debido a un alza superior de los costos de producción versus el precio implícito de exportación. Con un precio del banano que crece 3% a junio, no sorprende esta tendencia si se considera que insumos como los fertilizantes crecen por encima del 100%. Así, el sector está a la espera de que se apliquen los crecimientos del precio anunciados para este año por Aldi, el principal supermercado europeo. Por otra parte, el comportamiento del precio comienza a afectar las tendencias del sector aguacatero. El exceso de oferta de aguacate en Europa, generado por una mayor producción en países exportadores, llevó al precio promedio a caer en dicho mercado un 19% a junio de este año. Esta situación llevó a que, ante los altos crecimientos del costo de los insumos, los productores colombianos contaran con menores márgenes, llevando a que buscaran crecer sus exportaciones hacia mercados con mejor precio como el de EE.UU. Sin embargo, el alto nivel de las exportaciones peruanas a ese país llevó el precio a la baja a finales del primer semestre. Con los dos principales mercados del aguacate con precios a la baja, las exportaciones colombianas abandonaron su crecimiento a doble dígito y solo aumentaron 2% en su acumulado a junio. Asimismo, se debe tener en cuenta que cayeron las exportaciones de cacao, mientras se destaca el crecimiento de las ventas de limón Tahití. El cultivo de cacao, al igual que el café, viene afectado por los impactos generados durante la floración por el alto nivel de lluvias. Esto llevó a que las exportaciones del cultivo disminuyeran 52% en su acumulado a junio, situación que puede continuar para el cierre del año con la extensión de La Niña en el segundo semestre. Por su parte, las exportaciones de limón Tahití alcanzaron 28 mil toneladas en su acumulado a junio, dato no menor si se considera que representan cerca de la mitad de lo exportado en aguacate. El PIB del agro Una caída menos fuerte del PIB cafetero permitió un crecimiento del PIB agro. Los decrecimientos del PIB cafetero generaron una caída en el sector agropecuario, impidiendo que el buen comportamiento de algunos sectores se viese reflejado. Con un PIB cafetero que cae de manera más moderada (-1,2%), el PIB agropecuario pudo recuperar la tendencia positiva, cerrando el segundo trimestre con un aumento del 1%. Los sectores de la silvicultura y de la pesca y acuicultura registran una buena dinámica. Aunque la silvicultura y la pesca y acuicultura son dos actividades que, sumadas, solo pesan el 7% del valor agregado del agro, hay que mencionar que son los rubros del PIB del sector que mantienen el mejor comportamiento. Acumulado a junio, el sector forestal muestra un crecimiento del 48% y el de la pesca y acuicultura del 7,7%.
Junio 13, 2022
El Agro En Colombia Necesita De Una Institución Como Lo Fue El Idema: César Pachón
El representante a la cámara y senador electo, César Pachón, en entrevista para Confidencial Colombia habla de las propuestas que pondrá a consideración del legislativo en el próximo cuatrienio y explica porque considera necesario crear una entidad como lo fue el IDEMA. ¿Con que apuestas para el agro llega a un nuevo período como congresista, esta vez en el Senado de la República? César Pachón: Hemos observado las condiciones de vida del campesinado que muchas veces no se miden solamente en si pueden producir cultivos, industrializarlos y venderlos sino también en sus derechos que es una de las apuestas más fuertes que tenemos porque se les debe dar el reconocimiento que tiene como sujetos de derechos, incluso especiales. ¿Qué visión tiene usted sobre el agro colombiano? César Pachón: La cantidad de empleo que generaba el campo, la seguridad alimentaria de Colombia la hemos perdido en cultivos que eran estratégicos como el trigo, la cebada, incluso el maíz. Dependemos de los alimentos importados, ese es un riesgo inmenso que no podemos darnos el lujo de pasar así la página por el tema de pandemias y guerras mundiales. Nuestro país actualmente trabaja con alrededor de 6 millones y medio de hectáreas para producir alimentos, con un gran potencial, según estudios de instituciones como la FAO. La meta debe estar enfocada en crecer en producción, en agroindustria, asociaciones y cooperativas, en empresas pequeñas y medianas del campesinado colombiano e integrar las tecnologías, que es un asunto que poco o nada se utiliza en el campo. ¿Es sano para nuestro país seguir hablando de latifundios y minifundios? César Pachón: No podemos desconocer que es una realidad de Colombia, hay que reconocer que sí hay latifundios y minifundios. Lo importante es que se trabaje con todos porque los pequeños productores no tienen asistencia técnica, no tienen subsidios, tampoco tienen garantía de una compra de cosecha, ni de agroindustralización, en cambio los latifundistas están casi todos en la SAC o tienen proyectos macros con asociaciones internacionales, esa es una realidad que debemos reconocer. Hace unos años el presidente de Fedegan, José Félix Lafaurie, dijo que no debemos seguir hablando de minifundios y latifundios, sino de organizarnos en clúster económicos para salir entre todos adelante, ¿está de acuerdo con este planteamiento? César Pachón: No comparto muchas cosas de Fedegan pero si estoy de acuerdo con que trabajemos unidos los grandes, medianos y pequeños empresarios del campo y, todo lo que sume porque no podemos desconocer a ninguno de los actores en un momento en que necesitamos implementar con seriedad los Acuerdos de Paz para que el agro genere desarrollo, divisas, empleo y ganancias. ¿Se puede apostar a que nuestro país sea potencia agroindustrial sin destruir el medio ambiente? César Pachón: Nuestros proyectos de ley siempre han tenido ese énfasis lo mismo nuestros debates de control político porque hay que cuidar el agua y, que esta sea distribuida de modo que les llegue a quienes más la necesiten. Los debates a la exploración de oro en el Páramo de Santurbán los dimos nosotros. En el Senado vamos a trabajar por el cuidado del agua pero también para que se aproveche la ubicación geográfica de Colombia a favor de la producción de alimentos. ¿Dónde han quedado los comerciantes de las centrales de abastos que hoy deben competir con los fruver que descentralizaron la comercialización de productos del agro en las ciudades? César Pachón: Colombia tiene una falencia con la pérdida de la institucionalidad y la apertura económica. En el pasado tuvimos al IDEMA, primero para apoyar y acompañar toda la parte de la cadena tanto al productor como al transportador y al comercializador, incluso al consumidor. Las instituciones como Corabastos es un aliado al que siempre llamaremos y tendremos en cuenta para este rector del mercado agropecuario que debe estar en las regiones, recogiendo información de costos de producción real. Se puede organizar al campesinado para programar siembras porque esta entidad, también deberá analizar la demanda de Colombia y, permita tener la información que se necesita para tomar decisiones que ha sido el problema con el Gobierno actual, que no planifica ni toma decisiones porque no conoce la realidad del país. La exministra Cecilia López quien conoce y ha estudiado los temas del agro considera que no es necesario revivir el IDEMA, ¿usted que piensa al respecto? César Pachón: Yo que soy un campesino que conoce lo que significa dejar una papa tirada en una plaza de mercado porque no me la compraron y, subirla a un camión me significaba un flete más y, que estuve en la época del IDEMA, puedo decir que es una institución que se necesita porque el mercado hay que organizarlo y, además controlar el costo de la canasta familiar porque no se puede seguir a la deriva. Los proyectos los estamos preparando con conocimiento de causa, no como aquellos hijos de… que llegan de estudiar del exterior a decirnos como sembrar una papa, cuando no conocen ni han visto nunca un azadón y una pala. ¿En qué estado se encuentra el mercado de la papa en Colombia? César Pachón: Tuvimos una sobreoferta de papa porque no teníamos cultivos alternativos como el trigo y la cebada. Esto fue terminando el 2020 y, esa crisis hizo que muchos se quedaran sin cómo sembrar semillas y fertilizantes y, adicionalmente llegó la subida de costos en los insumos agropecuarios. Para uno sembrar papa no le fían el abono, muchos no pudieron hacerlo y quienes lo lograron han tenido que hacer un esfuerzo grande vendiendo algunos de sus bienes porque este producto volvió a subir de precio. Actualmente bajó pero el costo de los insumos está superando los 90 o 100 mil pesos que hace que se pierda. Si no hay un subsidio de insumos ni una política de insumos seria, es muy difícil. Vamos a proponer medidas en este sentido y alianzas con otros países para producirles alimentos a cambio de fertilizantes, con eso si el dólar sube o baja no nos va a afectar.
Junio 13, 2022
¡rescatar El Agro Colombiano!
El agro en Colombia solo lo salva un Plan de Industrialización. Así de claro. Estamos atravesando la etapa más crítica en la historia de nuestra soberanía alimentaria como nación. Nuestra dependencia de países extranjeros en el suministro de fertilizantes es del 95%, nuestra capacidad para producir materias primas, como maíz, trigo o soya, que son clave para la generación de alimentos, es también casi nula y nuestro sistema de comercialización carece de las conexiones e infraestructura mínimas para su sostenibilidad. Lo he dicho en muchas de mis columnas: la seguridad alimentaria es un asunto de seguridad nacional. Pero aquí parece que no se entiende esta premisa. Si lo entendiéramos ya estaríamos marchando todos hacia la consolidación de un plan nacional que permita industrializar nuestra producción agropecuaria y potencie nuestro crecimiento económico desde el desarrollo rural. Nosotros no tenemos como ser potencia productora de computadores, software, ni de automóviles o de acero. Nuestra verdadera potencialidad está en el campo. Si nos lo propusiéramos como sociedad realmente podríamos salir de la pobreza realizando ese sueño, convertido en cliché de campañas, de proyectar a Colombia como una despensa alimentaria del mundo. Pero, ¿cómo se podría estructurar un plan de insdutrialización agrícola en Colombia que fuera realizable y funcional? Ya lo hemos pensado desde varios escenarios del Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura, órgano consultivo que tengo el honor de presidir, y hemos concluido que debería tener al menos cinco ejes: En primer lugar un programa nacional de repoblamiento rural y retorno de desplazados desde las zonas urbanas a las zonas agro productivas del país, que implique el retorno de 500 mil familias con oferta de vivienda rural, proyecto educativo para sus familias y proyecto productivo, vinculado ello a la vocación agrícola de cada región definida en el plan. En segundo lugar, un plan de transferencia de tecnología para la activación de al menos 6 mega proyectos de producción industrializada de maíz, soya, arroz, trigo, hortalizas y algodón, a manera de polos de desarrollo agrotecnológico, que funcionan según la vocación y potencialidad agropecuaria del territorio colombiano. Todo ello, complementado con la puesta en marcha de un proyecto nacional para la transición ecológica a la producción de fertilizantes orgánicos que permita disminuir la dependencia extranjera del suministro de insumos agro productivos. En tercer lugar, se hace necesario incluir un programa de acceso a la propiedad rural que implica la financiación subsidiada del acceso a 500 mil viviendas rurales productivas y a la formalización de la titularidad en la tenencia de la tierra que hoy agobia al 54% de la población rural que posee predios. En cuarto lugar, se debe crear un Sistema Nacional de Abastecimiento Agroalimentario que active una red logística nacional de comercio agrícola justo y eficiente para, además, disminuir el desperdicio de alimentos. Este sistema debe incluir la creación del proyecto de cooperativización de la economía rural colombiana y un plan nacional de mejoramiento alimentario y nutricional de la población. Desde luego, se debe operar con la ayuda de la FAO, las Universidades y las organizaciones de productores agrarios, sin crear burocracia estatal ni revivir el IDEMA, que solo sirvió para aumentar la corrupción y la ineficiencia. Y finalmente, se debe activar una estrategia nacional de circuitos viales agro productivos, que ordene la adecuación de 50.000 km de vías rurales estratégicas para la articulación y conexión logística de las zonas priorizadas en los polos de desarrollo agro tecnológico. ¿Cuanto vale esto? Al menos $40 billones en cuatro años. ¿Habrá un Presidente que se le mida?
Abril 28, 2022
Producción De Amoniaco Verde, La Apuesta Para El Agro Del País
El amoniaco es clave para la producción de fertilizantes nitrogenados. Será producido en Colombia. FOTO: Archivo ParticularMonómeros le apunta a crear una planta de producción de amoniaco en Barranquilla (Atlántico). Se instalará una planta para producir el químico, a partir de energía eólica, lo que sería un aporte histórico para el desarrollo agroindustrial en el país. El proceso sostenible entraría a operar en 2027. Tal iniciativa cobra importancia en medio de la actual coyuntura generada por la pandemia de covid-19, la guerra entre Rusia y Ucrania, así como otros acontecimientos de la política internacional que han generado afectaciones en los suministros de fertilizantes y otros insumos químicos necesarios para la producción agrícola en Colombia, entre ellos la subida de precio de estos productos. Según explicó Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), en la actualidad el país importa cerca de 2 millones de toneladas de fertilizantes, la mayoría nitrogenados. Estas importaciones quedan a merced de los vaivenes de la política internacional, y esa inestabilidad se refleja hoy en los bolsillos de los colombianos, que pagan más por los alimentos que consumen, como consecuencia de la inflación. Buscar alternativas para producir fertilizantes en el país es una prioridad, no solo para garantizar la seguridad alimentaria, sino también para evitar el aumento de precios. Por ello, la empresa Monómeros le apunta a crear una planta de producción de amoniaco en Barranquilla (Atlántico), en donde funciona su complejo industrial. Pero la apuesta es hacerlo con un proceso sostenible, reduciendo la emisión de carbono, al utilizar energía eólica y al sustituir el amoniaco gris importado, que utiliza gas natural como materia prima, por amoniaco verde que se producirá utilizando agua y aire como materia prima. Según expuso Hernando Celedón, gerente de Planificación y Nuevos Desarrollos de Monómeros, el amoniaco es un compuesto esencial para la producción de fertilizantes, que ayudan a proveer los elementos químicos esenciales para que las plantas crezcan y den alimentos. Estos son el nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K). De hecho, datos de Stamicarbon, empresa experta en soluciones tecnológicas para la sostenibilidad, indican que en el mundo el 80 por ciento del amoniaco producido se implementa para la producción de fertilizantes nitrogenados. Ejemplo de ello es que en el 2019, en el planeta, se produjeron cerca de 180 toneladas de amoniaco para satisfacer esa demanda. Por eso, Guillermo Rodríguez, gerente general de Monómeros, expresó que producir amoniaco en Colombia permitirá garantizar, en el mediano y largo plazo, la demanda por insumos químicos como el fertilizante usado en la producción agrícola. “El reto que tenemos es lograr dar estabilidad a la producción de fertilizantes, con elementos que dependan menos de la oferta internacional, es decir, darnos un espacio de sostenibilidad y autoabastecimiento”, señaló Rodríguez. Pero para hacerlo, Monómeros partió de la pregunta de cómo ayudar a la productividad del sector agrícola, aportando a la vez al cuidado del medioambiente. Por ello, y aprovechando el ecosistema de negocios y servicios que se desarrolla en Barranquilla, proyectaron la instalación de una planta de producción de amoniaco que a su vez se articulará con el parque eólico costa afuera que se espera entre en operación en la capital del Atlántico para el 2026, mientras que la planta de producción de amoniaco lo haría en el 2027. Articulación de sectores El parque eólico costa afuera, es decir que se instalará sobre el mar, es una apuesta que se realiza desde el sector público y privado, para cambiar la matriz energética del país. O sea, depender menos de fuentes de carbón y dar el salto a las energías renovables, como la eólica y la solar. Jaime Pumarejo, alcalde de Barranquilla, señaló que “será el primer parque eólico de gran escala costa afuera. Su implementación durará cinco años, divididos entre dos años de estudios y diseños –que arrancan este año–, y luego tres años de construcción. Se producirán 350 megavatios de energía y nos permitirá depender menos de las hidroeléctricas”, señaló el mandatario. Por su parte, Carlos Sarabia, gerente de Alumbrado Público de Barranquilla (Apbaq), afirmó que el proyecto del parque eólico se da articulado a la meta de aumentar el uso de energías renovables del Ministerio de Minas y Energía. Aunque la puesta en marcha del parque eólico será por financiación privada en su mayoría, en el largo plazo “le permitirá a Barranquilla producir energía limpia, verde y barata”, indicó Sarabia, quien recordó que el desafío del proyecto está en garantizar la inversión privada, dado que ya hay interés de la empresa danesa Copenhague Infrastructure Partners (CPI), así como de la normativa que dicte el Gobierno Nacional. Ahora bien, que la empresa Monómeros haya expresado su interés en articularse al parque eólico para que, a partir de energía eólica, se produzca el amoniaco, es algo positivo a los ojos del alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, y de Carlos Sarabia, gerente de Apbaq. Y es que, según explicó Hernando Celedón, gerente de Planificación y Nuevos Desarrollos de Monómeros, en la producción de amoniaco también se producirían hidrógeno y oxígeno, que podrá ser almacenado y comercializado para otros usos, como la promoción de nuevas fuentes de energía o para la industria química, además de la agricultura. Por esa razón, el alcalde Pumajero expresó que “el amoniaco verde no solo se utilizaría para fertilizantes, sino que es una fuente de energía para movilizarnos. Eso significa que en el sector de la movilidad verde sus usos van a ser interesantes. Se abre una oportunidad grande para poder presentarlo”, señaló. Carlos Sarabia, gerente de Apbaq indicó que esta producción se articula a la ruta del hidrógeno, a la que le apuesta el Gobierno Nacional, para promover este químico como fuente para mover vehículos, y así aportar al reemplazo de las fuentes fósiles. Repitiendo la innovación Guillermo Rodríguez, gerente general de Monómeros, expresó que desde hace más de 50 años Monómeros le apostó a tecnificar y mejorar el sector agrícola en Colombia, con la producción de fertilizantes y otros insumos que fueron desarrollados según la realidad de los cultivadores del país. Por eso fue enfático en señalar que con la apuesta de la producción de amoniaco en el país se repite la historia de innovación que la empresa vivió hace 50 años, “cuando cambió el perfil de la agricultura en Colombia”, pero esta vez, aportando al cuidado del medioambiente. Pero no comenzarán de cero, expresó Rodríguez. En la actualidad, Monómeros cuenta con un complejo industrial en Barranquilla que tiene capacidad de almacenamiento de 10.000 toneladas métricas de amoniaco. Además, tienen más de cinco décadas de experiencia en el manejo de este compuesto químico, y cuando entre a operar la planta tendrán capacidad para producir cerca de 100.000 toneladas métricas (t) de amoniaco al año, 20.000 t anuales de hidrógeno y 130.000 t anuales de oxígeno. ¿Cómo se produce el amoniaco? Para el 2027, Monómeros proyecta la entrada en funcionamiento de la planta de producción de amoniaco, en el complejo industrial que la empresa tiene en Barranquilla (Atlántico). Este se localiza junto a la ribera del río Magdalena y allí, además, tiene concesión portuaria, lo que es una ventaja para el transporte, importación y exportación de materias primas. La planta para producir amoniaco estará articulada con el parque eólico costa afuera (en el mar), que se proyecta construir en Barranquilla y entraría en operación en el 2026, o sea, la planta funcionará con energía eólica como principal fuente. Pero no es la única apuesta medioambiental. Para producir amoniaco se requieren dos elementos: el nitrógeno, que se obtiene de su separación en el aire, y el hidrógeno, que en una producción tradicional es extraído del gas natural, es decir, de una materia prima fósil, por medio del proceso conocido como reformado con vapor. El nitrógeno se hace reaccionar con el hidrógeno a altas temperaturas y alta presión, lo que genera el amoniaco. En la planta de producción de Monómeros se reemplazará el gas natural por el agua como materia prima, que por medio de la electrólisis (separación del oxígeno y del hidrógeno por medio de electricidad) permitirá obtener el hidrógeno necesario para la producción de amoniaco. Esta apuesta por energías limpias, así como el reemplazo de materias primas fósiles, llevó a que Monómeros bautizara el proceso como de producción de amoniaco verde, dado que reducirá la emisión de carbono.
Abril 24, 2022
Familia En Bogotá Pide Que Devuelvan A Su Mascota Tras Un Mes De Ser Robada
El perrito fue hurtado por un sujeto abordo de una motocicleta, mientras su dueña lo paseaba en el barrio Gran Granada, al occidente de Bogotá. Según la Policía, al día se roban doce mascotas al día en Bogotá. Un nuevo caso de robo de mascotas se conoció este fin de semana en Bogotá, tras la denuncia de una familia que asegura que hace un mes están siendo extorsionados por el hombre que, hace un mes, se llevó a su mascota “Blu”, un cachorro que habían adquirido en Medellín. Según contó Lina Vargas a Noticias Caracol, el hecho se presentó cuando lo sacó a pasear en el barrio Granada, localidad Engativá. En un andén, un sujeto abordo de una motocicleta aprovechó un descuido de ella para tomar al animal por el collar, incluso, arrastrándola por el asfalto. “Saqué el celular para preguntarle a mi hija si necesitaba algo de la miscelánea y, en ese momento, pasó la moto, me haló el lazo y me sacó volando”, dijo la mujer al noticiero. El robo de “Blu”, contó Lina, ha afectado a su familia, sobre todo a su hija Luciana, quien “siempre había querido tener un perro. Entonces, fue algo triste para nosotros y también quería que supieran para que nos ayudaran”. Entre tanto, el comandante de la Estación de Policía de Engativá, coronel Camilo Torres, que adelanta la investigación para dar con el paradero del perrito, señaló que “hay unos videos que estamos verificando para tratar de obtener mayor certeza y se pueda identificar la motocicleta”. Por otro lado, la Policía Metropolitana de Bogotá señaló que en Bogotá diariamente se roban a doce mascotas con la finalidad de vender al animal, la reproducción de estos y de extorsionar a los dueños. Según las autoridades, esto lo hacen los delincuentes aprovechando el vínculo que los dueños crean con sus perros y, así mismo, que las localidades en donde más se presentan estos hechos son Chapinero, Engativá, Bosa y Kennedy.   Autor y fuente https://www.elespectador.com/bogota/familia-en-bogota-pide-que-devuelvan-a-su-mascota-tras-un-mes-de-ser-robada/ Familia de Bogotá vive un verdadero drama luego de que un delincuente le robara a su perrito. El criminal ahora exige dinero para devolver al canino sano y salvo https://t.co/96CPed8SmF pic.twitter.com/pNQLRzfm1y— Noticias Caracol (@NoticiasCaracol) April 24, 2022
Abril 24, 2022
Serie De Youtube “Colombia: Sabor Y Tradición Ganadera” Impulsará El Agro Colombiano
La primera temporada contará con cinco capítulos con una duración de 11 minutos cada uno, mostrando diferentes culturas del país Por Cristina Estrada Rudas [email protected] miércoles, 20 de abril de 2022 “Colombia: sabor y tradición ganadera” es el nombre de la serie web que la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan) y el Fondo Nacional del Ganado (FNG) lanzaron este mes en el canal de YouTube de Fedegan. La producción audiovisual fue rodada con el fin de destacar el aporte que a lo largo de los años ha realizado la ganadería en los entornos sociales, culturales y gastronómicos del país. Grabada con equipos de alta tecnología la primera temporada tendrá cinco capítulos de 11 minutos cada uno y recorrerá los departamentos de Meta, Santander, Córdoba, Boyacá y Antioquia. “Esta es una serie web que no solo promociona el consumo de carne y leche, sino que le muestra al país la importancia que tiene la ganadería y sus productos en la tradición de cada región del país”, manifestó José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de Fedegan. A través de la serie “Colombia: sabor y tradición ganadera”, los internautas podrán conocer las muestras gastronómicas de cada una de las regiones. Cocineros empíricos y profesionales, amas de casa y emprendedores, entre otros, enseñarán los exquisitos platos preparados con carne y leche. “Así mismo, hablarán del significativo aporte que ha hecho la ganadería nacional a la construcción del arraigo cultural de cada uno de los departamentos que serán protagonistas durante esta primera temporada”, añadió el dirigente gremial”, explicó Lafaurie. La serie ganadera será conducida por el presentador y actor Santiago Miniño, quien hizo parte del elenco de la serie colombiana ‘Ritmo salvaje’ que se estrenó el mes pasado en la plataforma Netflix. El presentador manifestó que la experiencia de hacer parte de este proyecto fue fascinante. “Fue maravilloso conocer todo lo que hay alrededor de la ganadería, que va mucho más allá de criar animales y que tiene que ver con la gastronomía, la cultura y la música. Había muchas cosas que ignoraba sobre la actividad, pero que después del rodaje me dejaron fascinado”. Autor y fuente https://www.agronegocios.co/ganaderia/serie-de-youtube-colombia-sabor-y-tradicion-ganadera-impulsara-el-agro-colombiano-3345823#
Abril 24, 2022
¿qué Propone Fico Gutiérrez Para El Campo Colombiano? Aquí Le Contamos Su Posición
¿Qué propone Fico Gutiérrez para el campo colombiano? Aquí le contamos su posición El candidato a la presidencia ha mencionado el apoyo al campo y sus propuestas son enfocadas en el aumento de inversión de vías terciarias así como mejora de las exportaciones. Foto: ojopublico.com.co – elcolombiano.com Federico Gutiérrez, actual candidato presidencial en Colombia, quien fue líder en la Coalición Partido por Colombia, hoy ve con buenos ojos el campo, lo incluye dentro de sus propuestas y cree que hay mucho por trabajar para el crecimiento del sector rural. Conozca lo que piensa sobre esta área económica. Con 47 años de edad, el exalcalde de Medellín y antes concejal de esta misma ciudad, ‘Fico’ Gutiérrez como le gusta que lo llamen, es la nueva esperanza que tienen muchos de los productores del campo y se perfila como el candidato que necesita la derecha para enfrentar el notable aumento de la izquierda en el nuevo congreso. El candidato a la presidencia, en varias ocasiones ha expresado acerca de sus posturas, enfocadas en temas de seguridad y violencia, en la mejora de la calidad de vida, oportunidades para los colombianos, educación, y un aumento y mejora en la inversión de las vías terciarias. Con el 54.18 % de los votos escrutados, Federico Gutiérrez dijo que hoy está seguro que puede llegar a la presidencia de Colombia para así “construir un país en orden y con oportunidades. ¿Qué ha dicho sobre el campo colombiano? Durante su visita a municipios de Cundinamarca, Fico Gutiérrez habló sobre el desarrollo agrícola de Colombia, que debe ser aprovechado y que estaría entre sus propuestas para presidente. Según ha expuesto el actual candidato que “tenemos todo para ser competitivos, tenemos la tierra que es lo más importante, además una tierra productiva, que es lo que no tienen los otros países”. Además, ha mencionado que “Colombia puede ser la despensa agrícola hacia el mundo, el tema es seguridad alimentaria, que es clave y acá hay que trabajar es de la mano con el campesino”. En uno de los debates realizado por Semana, Gutiérrez propone que en el campo hay que invertir “en vías terciarias, pasar de un billón anual a tres billones anuales, para así generar oportunidades para que nuestros campesinos puedan sacar sus productos”, agregando que se debe culminar las obras de 4G y 5G. Entre sus propuestas, también ha mencionado el buen momento por el que pasa el sector agropecuario en materia de comercio exterior, por lo que destaca que ese es el camino para el fortalecimiento y crecimiento. “Hay que sustituir importaciones por exportaciones, que es lo que tiene la oportunidad Colombia porque la base exportadora del país sigue siendo la misma en términos de promedio del PIB de la de hace 50 años. Hemos firmado yo no sé cuantos TLC y ahí están para utilizarlos”, sostiene Gutiérrez. El candidato presidencial se ha lanzado a resaltar algunas especies como el algodón para departamentos como Cundinamarca, Tolima, pues como lo ha expuesto, “hay un potencial inmenso alrededor de este que podría generar 300 mil empleos directos. Todos estos proyectos los tenemos que pensar”. Para que todo esto suceda, Fico Gutiérrez dice que hay que lograr una reducción de las brechas y desigualdades que hay en el país, “más de 21 millones de personas viven en la pobreza; 7.4 millones en pobreza extrema, y por cada pobre urbano tenemos 3 pobres en zona rural. El desempleo se concentra en los jóvenes y las mujeres”, por eso hace un llamado a que el camino es la educación y las oportunidades. ¿Qué dice en materia de seguridad? De acuerdo a lo expresado en repetidas ocasiones por Gutiérrez, hay que proteger es la vida y el tema de seguridad no pueden ser discusiones de izquierda, derecha o centro, por lo que la gente necesita seguridad. Asegura que los colombianos no pueden salir con miedo de sus casas, por lo que plantea la propuesta de recuperar la seguridad para el país acabando con las bandas de micro tráfico que están causando pánico en el sector urbano y rural. Autor y fuente https://www.contextoganadero.com/economia/que-propone-fico-gutierrez-para-el-campo-colombiano-aqui-le-contamos-su-posicion
Abril 24, 2022
El Agro De Fico
EL AGRO DE FICO Claramente, los dolores del campo se sanan no repitiendo los errores del pasado. Es decir, no entregándole el ministerio de agricultura y sus entidades adscritas a partidos políticos o designando personas sin experiencia, conocimientos, liderazgo ni visión en el sector. Esos dolores del agro se sanan, implementando una política de Estado y programas de inversión que ayuden a eliminar las causas de la ineficiencia en los agro negocios de los productores del campo y no a través de programas mediáticos con nombres sexis, que, lo único que hacen es confundir a los productores del campo y perpetuar en el tiempo los problemas del agro. Me gustaron las bases del programa de gobierno que presentó hace unos días a los colombianos, el candidato presidencial Federico Gutiérrez. De las 113 páginas que contiene el documento. Las propuestas para el sector agropecuario están resumidas en 18 puntos de acción y 7 metas principales, bajo la sombrilla de tres ejes estratégicos: I) dotación de bienes públicos rurales; II) mejoramiento de la productividad y competitividad agropecuaria, y III) ordenamiento social y productivo del suelo. Al igual que los chequeos médicos, para llegar a esta fórmula o propuestas, hubo que hacer un diagnóstico objetivo y real del estado de salud del sector agropecuario. Claramente, a Fico, le tocó recibir el próximo 7 de agosto, un paciente en la sala de urgencias. Las estadísticas del Dane (que en términos médicos equivalen a los exámenes de laboratorio), muestran un sector agropecuario y rural, con muchos dolores, entre ellos, el alto índice de pobreza, inseguridad, ineficiencia y abandono estatal. En mi columna de hace dos semanas, hice un resumen de este descalabro de gestión. Claramente, los dolores del campo se sanan no repitiendo los errores del pasado. Es decir, no entregándole el ministerio de agricultura y sus entidades adscritas a partidos políticos o designando personas sin experiencia, conocimientos, liderazgo ni visión en el sector. Esos dolores del agro se sanan, implementando una política de Estado y programas de inversión que ayuden a eliminar las causas de la ineficiencia en los agro negocios de los productores del campo y no a través de programas mediáticos con nombres sexis, que, lo único que hacen es confundir a los productores del campo y perpetuar en el tiempo los problemas del agro. Dicho lo anterior, me parece muy acertado que se haya incluido como eje principal el ordenamiento social y productivo del suelo. Es importante que comencemos con un ejercicio que nos permita definir el “Qué, Dónde, Cuándo y Cuánta” agricultura desarrollar en nuestro país de acuerdo a las condiciones agroecológicas de cada región, y, cuánto nos va a costar para establecer el presupuesto de inversión y el origen de los recursos. El sector agropecuario no puede seguir siendo la cenicienta del paseo en la distribución de los recursos del Presupuesto General de la Nación. Es increíble, que mientras el Departamento de Prosperidad Social (el cajero automático ambulante de los políticos) le asignan 23.1 billones de pesos, al sector agropecuario -que tiene la responsabilidad de asegurar los alimentos de 50 millones de colombianos- le asignen un presupuesto de sólo 2.2 billones de pesos. La dotación de bienes públicos al sector rural, es otro eje que me parece de la mayor importancia. El atraso en las vías de acceso (férrea, fluvial y vial) a los centros de producción de alimentos, como las vías terciarias, distritos de riego, conectividad digital, centros logísticos de secamiento y almacenamiento y servicios públicos, es enorme y no se puede seguir aplazando. Con el 50% de los recursos de las regalías se resuelve este problema que tanto afecta la competitividad del sector. Por último, celebro que Fico haya incluido en su política del agro, mejorar la productividad agropecuaria de la cual me ocuparé en la próxima columna. *Consultor en financiamiento agropecuario CONTENIDOS POR: INDALECIO DANGOND https://www.elheraldo.co/columnista/indalecio-dangond https://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/indalecio-dangond/el-agro-de-fico-columna-de-indalecio-dangond-903375